martes, 23 de julio de 2013

HAY COSAS EN LA NOCHE QUE ES MEJOR NO VER


 


   La línea argumental es de lo más básico y recurrente: dos personas (en este caso, hombre y mujer) solas en la ciudad (da igual el escenario, aunque se especifica que es Edimburgo) al encuentro de algo/alguien que destierre la soledad (él en realidad no parece tenerlo claro, pero cualquier cosa –sobre todo si es una chica guapa- mejor que seguir leyendo en un pub; ella, despechada porque su amante tiene que atender a la familia y desconvoca una cita apenas unos minutos antes de que tuviera lugar); con estos mimbres clásicos, David Greig y Gordon McIntyre han montado un vodevil (porque lo es aunque sólo haya dos personajes en escena, todo un trabajo físico el de los actores que les dan vida: no paran ni un segundo) en el que, de una forma u otra, podemos vernos representados todos aquellos que consideramos que la noche es nuestra aliada, nuestro hábitat, todos los que la tratamos con mimo y respeto porque sabemos que, si no se anda con cuidado, si le pierde la cara, si nos pensamos que somos más listos que ella, termina por pasar factura (y muy elevada en ocasiones). Iñaki Font e Itizar Atienza interpretan A medianoche en el escenario del teatro Maravillas con unos cuantos volúmenes en los que sentarse, tumbarse, arrojarse, un par de guitarras, un fondo luminoso muy bien utilizado para crear atmósfera e ir señalando el paso del tiempo… ¡y un teltubbie!; gracias a su entrega y bien medida vis cómica, la obra se sigue con interés y guasa, aunque poco a poco alguna de las carcajadas no suena y muchas de las sonrisas se congelan puesto que, dentro del disparate y acumulación de sucesos estrambóticos, más de uno asiente desde su butaca al reconocer errores propios cuando dejamos que la noche se adueñe de nosotros pensando que la luz del sol paliará sus efectos y nada de lo que hagamos tendrá consecuencias.

   Prácticamente cualquiera que se dedique a la creación, sea de la manera que sea, declara que prefiere la noche para inspirarse, para trabajar, para ponerse manos a la obra (aunque, por bien de los vecinos, esperemos que todo escultor armado de cincel –imagino que aún quedan, ¿no?- se limite a recoger lo que las musas le dictan y ejecutarlo a horas menos intempestivas); claro que está muy mitificada (incluso diría mixtificada) porque ya lo decía Picasso bien claro: se trata sobre todo de estar predispuesto, de querer, de no hurtarle horas a la tarea, y para que se produzca ese clic, ese momento mágico en que vislumbramos el resultado antes de llevarlo a cabo, da igual lo que estén señalando las manecillas del reloj. Pero es bien cierto (ahora mismo estoy dando ejemplo de ello: es la 1.03 de la madrugada) que en este momento en que todo parece haberse detenido (excepto que tengas vecinos que, da igual qué horario quieras mantener, siempre van a estar entrando y saliendo, subiendo o bajando, moviendo muebles o lo que se les ponga –ahora que, al seguir desempleado, voy variando la hora del desayuno, todas las mañanas están activos cuando me levanto, sean las nueve o las once-), cuando el silencio te envuelve (de nuevo, con las excepciones antes citadas; lo bueno de vivir en un interior –muy luminoso porque da al patio del edificio- y en una zona con muchas calles peatonales es que los ruidos más habituales –tráfico, gritos, botellones- sólo en ocasiones llegan como un eco muy lejano), cuando no estás pendiente de nada más que de la escritura (como es mi caso), como diría aquel el alma se serena y puedes, más que nunca, explorar dentro de ti mismo para ir desenredando la maraña de palabras que se ha ido acumulando y a la que conviene dar forma.

   La noche es el momento de las confidencias, de la intimidad, de la cercanía, de uno mismo (o de los dos si tiene la enorme fortuna de compartir hogar con la persona amada), pero, como deja patente A medianoche, puede ser devastadora cuando damos rienda suelta a nuestras frustraciones, a nuestros temores, al desenfreno que vamos reprimiendo hasta que somos incapaces de parar el torrente e impedir la explosión; por muy alegre que lo cante Raphael (aunque sea original de Adamo, nadie como el niño de Linares para dotarla de energía y convertirla en un himno) hay que tener cuidado con esas grandes noches en las que, aunque sea bueno olvidar la tristeza, el mal y la pena del mundo, conviene ser como Ulises y no prestar demasiada atención a esos violines que cuales pérfidas sirenas cantan sin rumbo pero teniendo muy clara su víctima: nosotros. Porque, como también dice Mi gran noche, luego despertaremos y seremos conscientes de que sabemos algo que no conocíamos… pero puede no gustarnos. Sergio y Estíbaliz, con su aire ñoño habitual, con la moralina a flor de piel (y por eso cuando se desatan son de lo peor), advertían que convenía tener cuidado con la noche pero acertaban de pleno al decir que “es maga y hagas lo que hagas siempre lo sabrá”; y es que uno no puede evitar rendirse a su embrujo, a sus efluvios, a sus tinieblas, a sus mieles, olvidando a veces la precaución, la mesura, el tiento porque, al final, para los que gustamos de ella, “la noche es más fiel que oscura” (como cantaba, tan maravillosamente como de costumbre, María Dolores Pradera –tema compuesto por Rosana-) y supone el reencuentro con lo que nos enriquece (ver alguna película o serie juntos en el sofá y como hasta septiembre no será posible, últimamente la noche y yo vivimos desencuentros –aunque al final me sale el Raphael que llevo dentro y… “la noche calma mi ansiedad, porque te espero y creo en ti”-).    

2 comentarios:

  1. ¡Me encanta! Me fascinan tus comas, Oscar. Jajaja

    Que la noche siga siendo tu aliada, tu compañera, tu musa...

    Y nosotros que disfrutemos sus frutos.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
  2. Soy "don comas", es cierto, soy consciente de ello (ya lo ves en esta misma frase, jajaja). ¡Gracias por estar ahí! Un abrazo

    ResponderEliminar