martes, 7 de abril de 2015

(RE)INVENTANDO LA HISTORIA



   




 La grafía del título provoca que no quede claro de qué estamos hablando aunque en realidad no sea necesaria ninguna matización, ya que da lo mismo que pensemos en la Historia, con mayúscula, con todo su peso, con toda la intención del mundo, como en una historia con minúscula, la de cada quien, la particular, la que se narra o escucha, la que se vive, porque ambas se entremezclan con acierto, vigor, un punto de provocación (en el sentido de espolear, de activar, de hacer pensar, de interrogar al lector), un mucho de ironía, sus buenas dosis de sorna y enorme talento literario en la última novela de Jordi Soler, Ese príncipe que fui, publicada por Alfaguara a finales de 2014. El escritor mexicano de origen español (su familia abandonó Barcelona, la ciudad en la que él reside actualmente, tras la Guerra Civil) nos ofrece una vibrante crónica, un a modo de reportaje novelado que se impregna y empapa de ficción para narrar como si fuese verdad la peripecia vital del último descendiente de Moctezuma, un texto tan espléndidamente armado, tan veloz, poseedor de una prosa que literalmente avasalla, un verbo que se impone, que cautiva, que deja tan sin aliento que uno no puede sino tomárselo al pie de la letra, creerse hasta el interlineado, entrar en la broma, en el juego planteado, olvidar a ratos que estamos ante una novela para tomar el texto como un apunte biográfico, una experiencia en primera persona, el fruto de una investigación que el narrador va desgranando casi en tiempo real, como si sucediese ante nuestros ojos (que es, por otro lado, lo que consiguen los escritores de raza: las palabras cobran vida cada vez que son leídas, pero sólo si la poseen de antemano son capaces de involucrar al lector, haciéndole partícipe y protagonista de las emociones que convocan, pareciendo que están pensadas en exclusiva para nosotros).
   “Mi historia con el príncipe empezó a partir de un artículo de periódico que hablaba de la princesa Xipaguazin, de su penosa vida en Toloríu, en el Pirineo catalán, y de esa estrambótica cadena de descendientes que terminaba, según decía el artículo, en Su Alteza Imperial Príncipe Federico de Grau Moctezuma”, explica el narrador muy al principio, destacando a continuación el hecho de que lo que más le llamó la atención fue conocer la leyenda que aseguraba que el tesoro del emperador azteca, todo lo que entregó a su hija antes de que se la trajesen para España como máximo botín de lo que conocemos como Conquista de México, llevaba enterrado casi quinientos años a unas tres horas en coche, casi al alcance de su mano. A partir de ahí, llevado por la codicia o al menos por la curiosidad de que nadie se haya preocupado de buscarlo, de desenterrarlo, de que nadie lo haya encontrado, tras intentos infructuosos con detector de metales de por medio, tras olfatear el lugar como todo un sabueso, no aparecen ni monedas ni piezas doradas ni nada por el estilo, pero sí recuerdos, testimonios, documentos, nombres, una genealogía que le lleva hasta ese personaje que, arruinado, arrumbado y olvidado de todos e incluso de sí mismo, aún sigue presentándose como príncipe de una corte con un solo cortesano, su fiel Crispín, desahuciado en un retiro lejano, precisamente en México, triste recuerdo de una pompa y gloria pasadas que se sustentaron en quimeras, en engaños, en picardías, en los intereses de los próceres del franquismo por emparentar con la nobleza. Jordi Soler retrata con brochazos gruesos a los que medraban y merodeaban alrededor del dictador (e incluso al mismísimo Franco en una delirante y surrealista, como no podía ser de otro modo, visita a Dalí en la que se fragua el destino del supuesto descendiente de Moctezuma, al que se inviste de la púrpura necesaria para que pueda conceder a su vez títulos nobiliarios –previo pago, por supuesto-, algunas de las páginas más gloriosas de Ese príncipe que fui, desopilantes por certeras, carcajeantes por verosímiles, vitriólicas y empapadas de la rebaba quevediana, se encuentran en este tramo del relato), dando los trazos precisos para dibujar el panorama rancio, espeso, insustancial y pedestre de una España que, querámoslo o no, no es tan lejana ni ha sido realmente superada (y lo mismo podría decirse de otros muchos países).
   Pero, por encima de todo, lo que alienta la novela, lo que le da un carácter podría decirse épico, lo que la eleva por encima de otras con las que comparte espacio en las librerías, lo que convierte su lectura en un disfrute, al margen de lo ya indicado sobre una prosa que es como un torrente imparable, un constante fluir de palabras magníficamente armonizadas, casi con un ritmo musical, con una cadencia irresistible, es la creación de ese personaje que recoge, sintetiza, resume una tradición y la enriquece, un primo hermano de Rinconete y Cortadillo, un pariente cercano de Lázaro de Tormes, del Buscón, hasta de Carpanta, pícaros que sólo querían calmar el hambre, alimentarse, saciar el apetito, aunque en el caso que nos ocupa, el tal Kiko Grau no se conforma con eso porque se cree, siente, reivindica como heredero de una estirpe de emperadores y al mismo tiempo es un tipo muy vivo, un aprovechado que, por otro lado, no sabe actuar en su propio provecho, un personaje con muchas aristas, una personalidad poliédrica que Soler describe con precisión, ocultándola cuando le da voz, camuflándose en la mentira o en el relato interesado para causar la mejor impresión posible a su interlocutor, recurriendo a elementos historiográficos que aunque falsos resultan reveladores y apuntalan a la perfección el juego literario, la invención del propio príncipe que se mezcla con lo que otros intuyen, suponen, imaginan, una figura que, a fuerza de resultar paródica, falsaria, exagerada, mitificada, adquiere esa verdad que sólo anida en la buena literatura, en la que permanece en el ánimo, el regocijo y el recuerdo del lector mucho tiempo después de haber cerrado el libro, una absoluta creación que se inscribe en la nómina de personajes inolvidables.     

No hay comentarios:

Publicar un comentario